Saltar al contenido

‘‘No queremos que te pierdas nada. Abre los ojos’’

Desde Óptica de la Flor recomendamos realizar un examen optométrico anual desde los 3 años, cuando los niños empiezan la etapa escolar. Si hubiese algún tipo de anomalía o problema aparente en tu salud visual o calidad de vida, deberías visitar a un profesional o adelantar tu cita.

Exámen Optométrico

Nuestro objetivo como optometristas es conseguir el máximo rendimiento visual con la mínima fatiga y el menor gasto energético. Por eso estudiamos además del estado refractivo de los ojos, aspectos que hayan podido influir en el desarrollo y el aprendizaje visual, por ejemplo: disfunciones binoculares, hábitos posturales, distancia de lectura… La Optometría presta un especial cuidado al funcionamiento del sistema visual en distancias cortas (lectura, escritura, ordenador), por ser aquí donde se originan muchas de las disfunciones visuales.

Optometría Pediátrica

La Optometría pediátrica es una especialidad que se encarga de valorar pacientes entre los 0 años hasta los 16 aproximadamente, en estas edades el sistema visual está en desarrollo, es decir, podemos modificarlo para obtener una función visual adecuada.La etapa crítica del desarrollo visual se produce entre el nacimiento y los 2 años. Si tienes antecedentes familiares, recomendamos hacer el primer examen visual antes del año, si no, a partir de los tres años, en su escolarización, y así poder diagnosticar cualquier problema de visión y corregirla, evitando el fracaso escolar o malestar físico. Si hay problemas en el sistema visual pueden impedir una lectura cómoda y eficaz, lo que puede llevar a problemas de comprensión y rendimiento.¿Por qué es importante un exhaustivo examen optométrico en la infancia? Porque un diagnostico precoz hace que evitemos problemas futuros que probablemente sea mucho más complicados de tratar en edades más avanzadas.

 

Optometría Geriátrica

En la etapa de envejecimiento se producen una serie de cambios que pueden afectar a nuestra salud visual, por esto, el seguimiento periódico y la prevención puede ayudarnos a anticipar problemas incipientes en la visión y así intentar paliar sus efectos para obtener una mayor calidad de vida.Con la edad perdemos facultades como puede ser la sensibilidad al contraste, la agudeza visual de bajo contraste, la agudeza visual en baja iluminación y la agudeza visual en presencia de deslumbramiento.La visión deficiente es un factor que puede potenciar las caídas, con una agudeza visual deficiente, aumenta la frecuencia con la se pierde el equilibrio y la degeneración de la coordinación como resultado de la disminución de la orientación espacial y la conciencia.

Es muy importante gozar de una buena salud visual para poder disfrutar de una buena calidad de vida, en el momento que vivimos solemos dejar de lado síntomas como agotamiento, dolores de cabeza, mareos, dificultad para concentrarnos, todos estos malestares los achacamos habitualmente al estrés y quizás, tengan una fácil solución: visitar a tu optometrista.

¿Tienes dudas?